FAMILIA PROBOSTE, FAMILIA DE LUCHA

11/05/2021

Leonel, Cristian y Ariel son tres hermanos de la ciudad de Rawson. Los tres forman parte de la lista de 56 deportistas de toda la provincia que integran el Programa Becas Deportivas.


El programa Becas Deportivas de Chubut Deportes busca ayudar y respaldar a los atletas chubutenses, tanto aquellos ya consagrados como a las jóvenes promesas. Dentro de los 56 deportistas que lo integran, 6 de ellos corresponden a la Lucha Olímpica y tres de esos seis luchadores, son hermanos.

Nacidos en el barrio Gregorio Mayo de Rawson, la historia de Leonel (19 años), Cristian (17) y Ariel Proboste (16) en la Lucha comienza en el año 2017, cuando conocen el deporte por una profesora de la Copa de Leche del barrio llamada Rocío. “Nosotros ibamos a la Copa de Leche muy seguido y ella nos invitó a ir a entrenar. Empezamos a los 11 y 12 años y seguimos hasta ahora”, cuenta Ariel. Él y Cristian fueron los primeros en comenzar con la Lucha: “En 2017 empezamos a entrenar en el Gimnasio de Germinal. Entrenábamos dos veces a la semana, ahí descubrimos la Lucha. No conocíamos el deporte y había gente que nos dijo que podíamos empezar con la disciplina. Primero comenzamos a luchar con los chiquititos, nos gustaba como era el deporte, los juegos que realizábamos; nos quedamos y ahora se volvió en algo más importante para nosotros, no solo un juego”.

El caso de Leonel fue distinto. Al principio, no le gustó la Lucha Olímpica y decidió volver a jugar al fútbol. Cuando vio lo bien que le iba a sus hermanos, una envidia sana y alegría lo hizo regresar al colchon de lucha. “Arranqué con ellos en 2017, fui una semana y elegí el fútbol, como que no me llamaba la atención. Pero mis hermanos comenzaron a conseguir logros y veía lo bien que les estaba yendo y quise volver a la Lucha. A parte son mis hermanos, es bueno estar en un mismo deporte con ellos”, explica.

“Lo primero que tenía la Lucha que nos llamó la atención fue la “Volteadita”, cuenta Cristian. “Todo arranca desde ahí. Los entrenamientos estaban buenos, pero a la hora de luchar es lo mejor. Luchar entre amigos, compartir y divertirnos”.

Las primeras competencias nacionales

Pasar de los juegos recreativos al entrenamiento de una disciplina se dio de manera paulatina y casi sin percibirlo; debido a los logros que fueron consiguiendo en su corta carrera. Cristián y Ariel, por haber comenzado antes y tener la edad, fueron campeones de los Juegos Nacionales Evita en Mar del Plata: Cristián en el año 2017 y Ariel en los años 2018 y 2019. “Los Evita fueron una motivación más que nada. Había gente que tenía bastante nivel y pude ganar. Después de eso me puse como meta seguir entrenando y luchar porque hay gente de otros países que son muy buenos y no queda otra que seguir entrenando para superarlos”, cuenta.

“Poco a poco nos dimos cuenta que teníamos que hacer algo más que luchar. Debíamos prepararnos físicamente, comer sano, descansar. Cuando vienen las competencias, dos meses antes de competir estamos a full ya. Cuando buscamos representar a la provincia o al país, comenzamos a tomarnos las cosas en serio”, dice Leonel, mientras que Cristian destaca la ayuda de sus entrenadores Omar Gutierrez y Oliver Arevalo: “Los entrenadores nos ayudaron mucho en ser responsables más que nada. A ellos no les gustaba que faltes a entrenar o no te tomes el deporte con responsabilidad. También nos ayudaron a conseguir todo, viajes y respaldo para nuestro crecimiento. Si bien el equipo completo nunca pudo viajar porque somos casi 25 luchadores”.

Crecimiento y logros

Contrario a lo que se podía pensar, los tres explican que en su casa no son de hablar de Lucha. “Lo que sí hacemos es ver videos y estudiar a los luchadores. A veces cuando algunos amigos vienen de visita también practicamos. Solo si hay competencia, es de lo que más se habla en casa. Pero fuera de eso no estamos todos pendientes o charlando de eso en la familia”.

Desde el 2017 hasta ahora, además de los campeonatos Evita nombrados, cada uno de los hermanos Proboste consiguió: Leonel Campeón Argentino en lucha grecorromana en el 2018, Cristian Campeón sudamericano de lucha libre en el 2019 en Chile y Ariel cuenta con el Bicampeonato de los Juegos Nacionales Evita (tanto en Greco como en Lucha Libre); único luchador en lograrlo junto al olímpico David Almendra.

Todos estos logros y el potencial dentro de la disciplina que tienen los tres hermanos, hizo que por méritos propios sean incluidos en el programa de Becas Deportivas de Chubut Deportes. El año pasado, Leonel y Cristian contaban con el apoyo; en este 2021 se sumó Ariel. “Que los tres contemos con una beca de Chubut Deportes es una alegría enorme. Si bien esta todo muy difícil con esta situación de pandemia, es una ayuda grande esta”, dice este último.

“Estamos muy agradecidos con Chubut Deportes la verdad”, asegura Leonel. “También nos sorprendió un poco lo de la beca porque hay muchos deportistas entrenando y rindiendo muy bien. Que nos hayan elegido a los 3, realmente nos alegra mucho”.

Actualidad en pandemia

La pandemia los dejó sin competencias desde marzo del 2020, el único torneo que tuvieron en este tiempo fue un caso único: En el mes de febrero, dos de los hermanos (Leonel y Cristian) compartieron un Selectivo Nacional para clasificar al sudamericano. Si bien Cristian fue el único de los dos en quedar, la experiencia fue única para ambos: “Para mi fue una experiencia bastante bonita, creo que era mi segunda competencia nacional y estaba muy nervioso. Eso te juega mucho en contra, hoy en día incluso me sigue pasando. Pero porque yo no tengo muchas competencias encima como ellos. Si bien son mas chicos, tienen más recorrido por haber comenzado antes”, detalla Leonel, mientras que su hermano menor Cristian simplemente deja en claro que se “ponía nervioso también pero ver luchar a tu hermano es lo mejor. Mucha alegría me daba”.

Desde la organización de la FALA (Federación Argentina de Luchas Asociadas) les explicaron que es casi seguro que en los próximos seís meses no haya más competencias. Por eso el objetivo en todo esto para los tres es seguir entrenando y mejorar. Entonces la motivación la encuentran cada día en seguir luchando con sus amigos, en las charlas de su entrenador; en practicar deporte en su barrio.

“Prácticamente somos todos del mismo barrio y amigos de toda la vida. El entrenador también siempre nos motiva, formar parte de todo ese grupo la verdad es que nos motiva a seguir y mejorar cada dia”, dice Leonel. Mientras que Ariel señala que “hoy entrenamos de lunes a sábados, si bien no tenemos competencia en el futuro cercano, nos preparamos igual. No tenemos objetivos pero siempre tenemos que seguir entrenando y mejorando para cuando se venga el próximo torneo estar preparados”.



chubutDeportes.com | Rawson Chubut,11/05/2021

Comentá y compartí:


Programas sociales relacionados: